la digitopuntura equina y el masaje shiatsu
(sara soldevila)

LA DIGITOPUNTURA EQUINA Y EL MASAJE SHIATSU:
LA SALUD DEL CABALLO EN LA PUNTA DE LOS DEDOS

Lista de artículos publicados

 

La Medicina Tradicional China, en la cual se incluyen la digitopuntura, la acupuntura y el masaje shiatsu, es una forma de tratar la enfermedad que data de miles de años. Todas esas técnicas tienen la misma base teórica, pero se diferencian en la forma de aplicación.

Nuestra Medicina tradicional, que investiga todos los secretos de nuestra anatomía y fisiología, no se ha detenido a estudiar la presencia de algo fundamental como es la energía. Denominada “la fuente de la vida” por los Chinos quienes ya conocían la presencia de este factor energético de nuestra existencia hace cinco mil años, todavía hoy día constituye la base de su Medicina.

Según la Medicina Occidental, la estructura vital de un cuerpo animal se organiza en diferentes sistemas, circulatorio, sanguíneo, linfático, nervioso, etc.. Para los Chinos en un ser vivo sano, existe un flujo equilibrado de energía vital llamado “Chi” que circula por canales invisibles pero bien definidos justo debajo de la piel, estos canales reciben el nombre de meridianos, y se pueden detectar mediante determinados instrumentos eléctricos que nos marcan su trayectoria. Estos meridianos distribuyen la energía a órganos internos, músculos, articulaciones y al sistema nervioso. En la trayectoria de estos meridianos se encuentran los puntos de digitopuntura/acupuntura, cuando existe un desequilibrio en el “Chi” estos puntos se bloquean y se manifiesta malestar y enfermedad. Ese bloqueo energético podemos deshacerlo mediante digitopuntura o masaje, actuando por presión con nuestros dedos y manos, consiguiendo devolver el equilibrio del “Chi”.

Los puntos bloqueados suelen ser dolorosos y al tocarlos observaremos una reacción en el caballo, de esta forma también podemos utilizarlos como método diagnóstico. Cada uno de los meridianos actúa sobre una región del organismo, por cuyo motivo, cuando existe una región enferma ha de ser tratada mediante el meridiano que la gobierna.

Es interesante aclarar que el masaje shiatsu es una versión japonesa de la digitopuntura, utilizando un masaje rítmico sobre los mismos puntos.

La Medicina Occidental aún no se ha puesto de acuerdo en cómo funcionan estas técnicas, pero lo que nadie puede negar son sus evidentes resultados positivos, existiendo hoy día un creciente interés tanto por médicos, como por veterinarios. En China, los veterinarios rurales habitualmente sólo practican la acupuntura. Yo misma hice mis estudios de digitopuntura y masaje shiatsu equino con una de las mejores acupuntoras veterinarias equinas en los Estados Unidos, la Dra. Peggy Fleming.

Como ya hemos explicado, a través de estas técnicas podemos diagnosticar donde existe un problema, por medio de la práctica podemos investigar sobre determinados puntos, en los que detectaremos tensiones y dolor en el caballo. En ocasiones el problema es obvio y podemos tratarlo inmediatamente, pero otras veces es probable, que el origen radique en otra parte del organismo, en esos casos deberemos de investigar con nuestros dedos a lo largo del meridiano, o incluso sobre otros meridianos relacionados.

Esta es una de las diferencias importantes entre el enfoque de la medicina occidental y la medicina tradicional china. En la medicina occidental se suele tratar sólo el síntoma y el problema aislado, sin buscar los orígenes y las implicaciones en el resto del organismo. En la medicina tradicional china se busca y se trata el origen de la enfermedad aunque a primera vista no sea tan obvio, tratando al ser entero en relación con el entorno que le rodea (holísticamente), considerando que todo el organismo, incluido el estado mental y todo lo que le rodea es interdependiente. Una forma inteligente de actuar es aprovechar lo mejor de las dos filosofías, utilizándolas en conjunto y cada una en su ámbito, ya que se complementan muy bien.

Con la digitopuntura/masaje shiatsu, se pueden tratar problemas musculares, del esqueleto, del aparato reproductor, hormonales, neuro-psicológicos, dermatológicos, etc. y de comportamiento y rendimiento general.

Utilizándolas de una forma preventiva estaremos manteniendo un equilibrio en el cuerpo y en el espíritu, haciendo así mas difícil que aparezca la enfermedad. En caso de enfermedad o lesión ya establecida, estaremos dando al cuerpo una herramienta y la oportunidad de curarse a sí mismo. En la China antigua, a los médicos sólo se les pagaba si los ciudadanos se mantenían sanos, si la persona enfermaba no recibían su salario. Pero ¿porqué esperar a estar enfermos para recibir cuidados, cuando podemos evitar llegar a ese estado? Con la digitopuntura y el masaje shiatsu se tratan los signos de la enfermedad antes de que ésta aparezca.

Aplicando un masaje shiatsu a tu caballo uno o dos veces por semana, le mantendrás contento, sano, flexible y con un equilibrio en la fluidez de su energía vital (“Chi”), le ayudarás a mantener un sistema inmunitario sano y fuerte. También evitarás muchas lesiones producidas por la tensión y el estrés. Utilizado en el proceso de recuperación de una cirugía, lesión o enfermedad, acortaremos notablemente el periodo de convalecencia.

Por supuesto debemos entender que el masaje y la digitopuntura no son un sustituto de los cuidados veterinarios, sino un eficaz complemento. Si un caballo está seriamente enfermo hay que llamar al veterinario.

Lo que si podemos hacer con estas técnicas es actuar de una forma preventiva, y ayudar en muchos procesos aliviando el dolor y disminuyendo la tensión. Tengo muchas experiencias en casos de cólico, por ejemplo, siendo a veces suficiente tratar los puntos adecuados, para encontrarnos con que el cólico se ha resuelto cuando llega el veterinario.

Por supuesto, si no se dispone de la formación adecuada no se podrá llegar a realizar ciertas prácticas, pero todo el mundo puede aprender como dar un masaje completo a su caballo o como actuar sobre determinados puntos para tratar algunos problemas, como son tranquilizar un caballo nervioso o puntos para actuar en casos de cólico, etc.

Otra situación que he visto y tratado varias veces y que encuentro fascinante es la relación que surge entre animales que viven muy próximos a los seres humanos, pudiendo desarrollar síntomas o problemas relacionados con los que está padeciendo el otro. Como también estoy licenciada para practicar con personas, puedo tratar parejas de jinete y caballo. Es increíble ver como uno afecta al otro y como los animales cargan con muchos de nuestros problemas. Por ejemplo, si una persona tiene dolores de espalda o tensiones de algún tipo, esto va a afectar su forma de sentarse sobre el caballo, su movimiento sobre él y naturalmente todo su equilibrio. Por supuesto, el caballo lo notará también ya que será un movimiento desequilibrado y repetitivo lo cual causará problemas en el caballo, que estará tratando de compensar con su propio movimiento. El resultado será que el caballo acabará también con dolores y lesiones. Así, tratando a los dos, soluciono la causa y el efecto.

Va en aumento el uso de la digitopuntura y el masaje shiatsu en el mundo deportivo equino internacional tanto en carreras, concursos de salto, doma y especialmente en el mundo de la “resistencia” o el “raid”. Los equipos nacionales de “raid” de los Estados Unidos y Suiza, por ejemplo, viajan con su propia masajista shiatsu.

Es una manera estupenda para estrechar la relación de jinete/caballo ya que se forma un verdadero equipo, tanto a pie como trabajando. Y como toda buena relación sea de humanos o de animales se basa en la confianza del uno en el otro, a través de este trabajo se crea una relación muy sólida.

Para obtener resultados óptimos del masaje shiatsu o la digitopuntura, se recomienda como medida preventiva hacer una sesión por semana con un caballo sano. En los casos donde existe enfermedad o lesión dependerá mucho del problema y de como responda el caballo. Los tratamientos pueden durar meses tratándole una vez a la semana, por ejemplo, pero depende del caso. Después de un tratamiento, hay que dejar dos ó tres de días de tranquilidad al caballo para que se noten los efectos de la sesión antes de darle otra. Por eso no se recomienda dar un tratamiento a un caballo que vaya a competir o trabajar duro en los próximos días ya que su cuerpo está procesando aún el tratamiento recibido. Alguien que haya recibido un masaje algo intenso habrá experimentado una cierta debilidad después del masaje, esto es completamente normal. Pasados dos ó tres días, se encontrará estupendamente. Igual sucede con los caballos.

La comunicación con un caballo es para mí la mayor recompensa a mi trabajo. Llegar a entendernos mutuamente y ver que les estoy ayudando a sentirse mejor, no tiene precio, y está al alcance de todos los que trabajamos o nos relacionamos de alguna manera con ellos. También es mi manera de darles las gracias, por todo lo que hacen y han hecho por nosotros, tantas generaciones de caballos.

 

Por Sara Soldevila
Publicado en la revista Galope (2002)