métodos terapeúticos milenarios
practicados hoy (sara soldevila)

MÉTODOS TERAPÉUTICOS MILENARIOS PRACTICADOS HOY:
La Digitopuntura y Masaje Shiatsu Equino

Lista de artículos publicados

 

Poco a poco, en occidente se están aceptando y practicando las terapias y medicinas milenarias de oriente para tratar y curar, tanto a personas como a animales. En este artículo se explicará brevemente el tema de la práctica de la Medicina Tradicional China (MTC) con el caballo a través de la digitopuntura (o acupresión) y el masaje shiatsu (una adaptación japonesa de masaje más rítmico pero basado en los mismos principios).

La medicina occidental utiliza el enfoque científico hacia la salud en el que el tratamiento se lleva a cabo cuando se ha manifestado la enfermedad. Suele tratar simplemente los síntomas y no el origen de la enfermedad o problema. La Medicina Tradicional China (MTC) funciona además como medida preventiva, antes de que se manifieste la enfermedad o lesión. Ofrece otro enfoque más amplio y “holístico”. Algunos casos responden mejor a la medicina occidental y otros a la medicina oriental como, por ejemplo, casos de enfermedad o problemas crónicos o de dolor. En muchos casos, las dos prácticas pueden complementarse perfectamente, conviene trabajar con veterinarios , herradores y entrenadores para añadir más opciones a la hora de tratar al caballo. En otros casos, la MTC puede dar resultados cuando la medicina occidental no ha podido.(*)

(*) Estas terapias no sustituyen a los cuidados veterinarios. Si tu caballo está enfermo o lesionado, llama al veterinario. Después podrá determinarse si estas terapias beneficiarán a tu caballo.

La digitopuntura es un arte terapéutico originando en oriente hace milenios, pero fue en China donde se sistematizó hace más de 4000 años. Se aplica utilizando presión con los dedos, manos, puños y codos. Precede a la acupuntura (que es lo mismo pero practicado utilizando agujas) y se ha practicado con animales desde entonces. En la China de hoy los veterinarios rurales suelen ser acupuntores, así que algo deben tener estas terapias si han seguido funcionando con resultados positivos hasta nuestros días.

Con este enfoque holístico, además del tratamiento en sí, cuando se me llama para tratar a un caballo, lo primero que hago es observarlo en su entorno, con otros caballos, su dueño, suelto y montado. Hago preguntas a su propietario o a la persona que se responsabiliza de él sobre su comportamiento en general, tiempo suelto, estabulado, rutina de ejercicio, herraje, trabajo dental, silla que se utiliza, dieta, época del añoen la que se encuentra mejor o peor, etc., es decir, que miro al caballo dentro de su entorno para determinar qué ocurre y cómo tratarlo tanto de forma preventiva como cuando ya existe un problema.

Y ¿CÓMO FUNCIONAN LA PRÁCTICA DE LA DIGITOPUNTURA Y EL MASAJE SHIATSU CON NUESTRO CABALLO?

Los chinos ven al universo en constante movimiento y en función del equilibrio entre el yin y el yang ?, donde todo está conectado y es interdependiente; polos opuestos que se complementan entre sí como femenino y masculino, oscuro y claro, frío y caliente, deficiencia y exceso, etc. Todo ser viviente, como el caballo o el humano, tiene energía vital o lo que los chinos llaman “chi” . En estado de desequilibrio del “chi” se manifiestan o producen las enfermedades, lesiones y problemas emocionales. Los desequilibrios se miden como exceso o deficiencia de esta energía y el trabajo del terapeuta es el de equilibrarlo.

Esta energía invisible del “chi” está en continuo movimiento cíclico a través de canales invisibles energéticos llamados meridianos que fluyen por todo el cuerpo. En estos meridianos (unos yin, otros yang), se encuentran los puntos de digitopuntura (o puntos “acu” para abreviar). Cada punto tiene una función específica tanto de diagnóstico como curativo. Cada meridiano se corresponde con un órgano del cuerpo, por ejemplo, el pulmón o la vejiga. (El concepto de cómo los chinos utilizan este concepto de los órganos es diferente al que conocemos en occidente).

La digitopuntura busca los desequilibrios (bloqueos energéticos en los meridianos) y los desbloquea al estimularlos con presión directa o a través del masaje shiatsu. El masaje estimula la circulación de la sangre en los acupuntos llevando oxígeno y sustancias nutritivas al área en cuestión, lo cual acelera la recuperación. Al abrir el bloqueo, el “chi” vuelve a fluir de forma equilibrada. Al estimular estos puntos se liberan unas hormonas llamadas endorfinas que tienen efecto analgésico y calmante y que al estar relajado, le dan al cuerpo la oportunidad de curarse a sí mismo. Los puntos pueden ser locales o distales al problema, pero busco trabajar los que se corresponden con aliviar un problema específico.

No importa cuál sea el problema del caballo, siempre hay que trabajar el dorso, ya que casi todos a los que se les pone una silla de montar tienen tirantez o dolor en el dorso. En la mayoría de los casos, la silla no es la adecuada para ese caballo y le causa dolor. La reacción del animal al dolor puede confundirse con otra causa, como mal comportamiento, y al intentar corregir el problema con disciplina, por ejemplo, sin saberlo, lo estamos empeorando. El dolor suele producir problemas de compensación en otras partes del cuerpo y por eso siempre hay que buscar la raíz del problema.

Por el dorso viaja uno de los meridianos más relevantes, el de la vejiga, en el que se encuentran muchos acupuntos importantísimos en la medicina tradicional china que se corresponden con diferentes partes del cuerpo. Al dar masaje a estos puntos en el dorso se trata el cuerpo entero por la correspondencia de estos puntos con el resto del cuerpo.

¿QUÉ PUEDEN HACER LA DIGITOPUNTURA O EL MASAJE SHIATSU EN NUESTRO CABALLO?

Mejoran, entre otras cosas:

Ayudan, entre otras cosas, a:

¿LE BENEFICIARÍAN ESTAS TERAPIAS A MI CABALLO AUN SIN ESTAR ENFERMO O LESIONADO?

Garantizado, la respuesta es sí, si:

Es decir, todo caballo que vive en estrecha relación con los humanos necesita que le echen una mano.

 

Por Sara Soldevila
Publicado en la revista Ecuestre (2005)